YA SALIÓ “LUISITO, 30 ENTREVISTAS AL UNIVERSO SPINETTEANO”

06 Mar 2019 0 comment  
YA SALIÓ “LUISITO, 30 ENTREVISTAS AL UNIVERSO SPINETTEANO”

"Luisito, 30 entrevistas al universo spinetteano" es un libro que acaba de ver la luz a través de Vademécum, el proyecto editorial que comparten Perro Andaluz de Montevideo (Uruguay) y La Edad de Oro de Buenos Aires (Argentina), en el que Jorge Kasparian realizó un compendio de notas con personajes circundantes a Luis Alberto Spinetta 

A los 15 escuchó el simple “Post crucifixion” y “Estado de coma”, de Pescado Rabioso, y desde allí este cordobés acompañó las presentaciones en vivo del Flaco desde 1984 hasta 2010. Eso no es nada si le sumamos su mayor proeza: es el autor de “La biblia spinetteana”, un libro conformado por páginas de tela que reúne la obra poética de Luis Alberto, del que sólo se hicieron 200 ediciones que fueron enviadas a personas puntuales de forma gratuita. La decisión de hacerlo de esa forma la tomó el mismo día en que falleció Spinetta, el 8 de febrero de 2012, y Kasparian juntó así su trabajo como estampador de remeras con su máxima pasión. Y ese proyecto revivió su faceta periodística, la que había desarrollado en revistas under de Córdoba, con un programa de radio al que llamó como el libro de tela, en el que se dedicó a indagar en la vida de Spinetta a través de entrevistas con músicos, amigos y demás protagonistas que tuvieron contacto con el ex Invisible y Almendra. De esas notas, y algunas hechas especialmente, nació Luisito, que resulta un compendio de innumerables anécdotas e historias mínimas (y no tanto). Por sus páginas desfilan Aníbal La Vieja Barrios, Juanjo Carmona, Baltasar Comotto, Mario “Pototo” D’Alessandro, Juan del Barrio, Lito Epumer, Héctor Pomo Lorenzo y Ana y Gustavo Spinetta, entre otros.

Acá dejamos, por gentileza de Vademécum y del autor, un adelanto del libro, un fragmento de la entrevista con Marcelo Novati, baterista del Flaco en Exactas, su primer disco en vivo editado en 1990:

 

“En el estéreo del auto sólo se escuchaba a Tangalanga”

Es uno de los bateristas más ocultos en la historia de Spinetta. Lo llamaron de urgencia porque había que grabar Exactas en directo y Jota Morelli ya no estaba en el país. A los 21 años y tres semanas de ensayos, Marcelo Novati debutó en la banda de su ídolo en un show que, se sabía de antemano, se transformaría en un disco en vivo. Si eso no es presión… Novati salió airoso y quedó inmortalizado en un álbum inolvidable, una contraseña para fans; si tu amor por Spinetta es sincero y honesto, Exactas debe cotizar muy arriba en la valoración de su obra solista. Uno de los tantos discos tapados del Flaco, lejos del grandes éxitos que podría esperarse de un álbum en vivo y hasta con inéditos —geniales— como “Frazada de cactus” y “Sicocisne”. En resumen, Exactas es demasiado, una obligación para cualquier seguidor que se tome en serio a su ídolo. El batero de ese LP habla a continuación.

—¿Cómo es que llegás a integrar el grupo de Spinetta para grabar Exactas?
La verdad es que no sabía nada y fue todo sorpresivo. Yo estaba ensayando con una banda y de pronto me llama Javier [Malosetti]. Lo conocía porque junto con él y el Mono habíamos tocado con Luis Salinas. Ellos dos me recomendaron cuando Jota se fue a Estados Unidos y dejó el grupo. Luis tenía que grabar un disco en vivo antes de que Javier se fuera a Europa por un mes con un cuarteto de jazz. Entonces Javier me llamó por teléfono y ahí mismo me lo pasó a Luis. Me quedé helado hablando con él, así, de golpe. Luis me dijo que no me conocía pero como me recomendaban Javier y el Mono… Creo que esto fue un jueves. Al día siguiente fui a buscar un casete con cinco temas para sacar y el lunes fui a hacer la audición.

—¿Te acordás qué había en ese casete?
Estaba “Frazada de cactus”, que era bien difícil. Después estaba “Oboi”, “Fina ropa blanca” y los otros dos no me acuerdo. Buscó varios estilos para ver un poco cómo los tocaba.

—¿Vos venías escuchando a Spinetta?
Sí, por supuesto. Para mí era un sueño, o sea, yo escuchaba rock nacional: Charly, Serú Girán, y cuando descubrí a Luis dejé todo lo demás. Solo escuchaba Spinetta y básicamente Spinetta Jade. Eso me cambió la vida ¿viste? Entonces encontrarme con esa situación de un día para el otro… Y sin saber nada porque yo no sabía que Luis estaba buscando baterista.

—¿Por qué Spinetta Jade por encima de todo lo demás?
Spinetta Jade para mí era todo. Yo entiendo que Luis empezó con Almendra, Pes¬cado, Invisible, pero yo era muy chico en esa época. En el momento que Spinetta llegó a mí, él estaba tocando con Jade y eso era para mí como una mezcla de todo: poesía, música, unos temas increíbles, una especie de rock progresivo o jazz-rock. Era algo muy atractivo y no solo las composiciones de Luis, sino la tocata que hay ahí, la ejecución, para mí era increíble, tenía todos los ingredientes. Ahí me volví fan incondicional de Luis y lo iba a ver a todos lados.

—¿Le contaste a Luis tu condición de ultra fan de Jade?
Sí, claro. Más allá de que yo trataba de ser cool con él y que no pensara que era un monitor, ¿viste? Pero claro, me acuerdo en algunos ensayos cuando mi vieja me prestaba el coche y Luis no había llevado el suyo, yo lo llevaba de regreso a la casa. Imaginate… Iba manejando y le preguntaba cosas de Pomo —que era mi ídolo— y de todos los discos que grabaron juntos y él me contaba cosas. La verdad es que era increíble. Yo creo que Luis en ese momento estaba como que¬riendo cortar con esa época y tocar rock. De hecho [a los pocos años] armó Los Socios del Desierto. Él me decía que tenía que escuchar Aerosmith y yo estaba más en Chick Corea y mucha música instrumental.


Fuente: Revista Soy Rock
Last modified on Wednesday, 06 March 2019 08:02

FM La Cuerda 104.5 - Vibra con vos